Esta semana se cierra el recurso UME para personas sin hogar por finalización de la temporada.

Esta semana se cierra el recurso UME para personas sin hogar por finalización de la temporada.

Las instalaciones han contado con un alto nivel de ocupación y se ha realizado un mayor esfuerzo en la atención social individual.

El próximo fin de semana, 2 y 3 de abril, finaliza el periodo en el que funciona el recurso de mínima exigencia para personas sin hogar (UME) que el Ayuntamiento de Burgos financia y que desarrollamos Cáritas Burgos durante los 5 meses de invierno.

Con una ocupación del 93% de las 6 plazas de las que dispone esta unidad, situada en las traseras de la sede de calle S. Francisco, se ha atendido durante este invierno a 17 personas. Prácticamente todos han sido hombres, burgaleses, de una media de edad de 47 años y han llegado menos transeúntes venidos de fuera de Burgos.

La intervención que se realiza con ellos ha sido más exitosa, dado que, aunque el recurso está pensado para dar asistencia básica y minimizar daños, con la mayoría de ellos se ha podido hacer algún tipo de acompañamiento que ha derivado en una mejora de situación y calidad de vida en términos de salud y de cobertura de las necesidades fundamentales. 

Tras la alta demanda del año pasado, 35 personas, esta temporada se ha podido atender a algunos de los participantes a través del programa “Hogares” lo que ha aliviado la ocupación. Las personas que han acudido han estado más días, dado el esfuerzo que se ha hecho y el mayor hincapié que se ha puesto en atenderlos personalmente en su situación.  

Este mayor esfuerzo en el acompañamiento social ha sido posible gracias a los contratos bonificados que este año han permitido disponer de un enfermero, un integrador social y un educador social, además de la contratación de un antiguo participante que ha ejercido un papel de apoyo de mucho valor para las personas que han pasado por el recurso. 

01 de Abril de 2016