Empleo: mejoras a costa de una mayor precariedad

Empleo: mejoras a costa de una mayor precariedad

El equipo de estudios y análisis de Cáritas española ofrece algunos datos relevantes de ámbito estatal

Desde el equipo de estudios y análisis de Cáritas española, se confirma que, si bien está habiendo una recuperación del empleo, esta es claramente insuficiente. Además, el proceso de recuperación económica se está produciendo a base de compartir empleo por la vía de la  precarización tanto de condiciones como de salarios.

Si acudimos a indicadores que reflejan las circunstancias más crudas del desempleo, vemos si están mejorando o no y si el empleo está llegando a las personas que más lo necesitan.

  • El primer indicador en que ponemos la mirada es el paro de larga duración, el 56,6% del conjunto del paro. La tasa de paro de aquellas personas que llevan más de dos años en situación de desempleo, está todavía muy alejada del nivel del año 2007, aunque desde el año 2014 ha comenzado a descender lentamente.
  • El segundo indicador es el paro de la persona referencia del hogar, en estos momentos del 15,8%.
  • El tercero es el de los hogares con todos los activos en paro, el 7,8% del conjunto de hogares. La línea azul clara.
  • Por último el indicador de hogares sin ingresos, que había sido el más resistente a bajar y que parece que en los dos últimos trimestres está siendo más sensible al aumento del empleo. En este momento estaríamos hablando de 666.600 hogares en esta situación.

Aunque se han experimentado descensos desde 2014, sin embargo ninguno de estos indicadores nos acerca todavía a la situación de 2007. Otro aspecto que nos explica el camino que todavía nos queda por recorrer, es si comparamos estos indicadores con las cifras de la crisis de 1993.

  • La tasa de paro y la tasa de los hogares con todos los activos en paro se encontrarían ya por debajo del punto más crítico en aquella crisis, con lo que podríamos decir que en esos indicadores ya ha pasado lo peor.
  • Sin embargo la tasa de paro de la persona referencia en el hogar y la tasa de hogares sin ingresos, dos indicadores que nos llevan más a los elementos del ingreso monetario que hay dentro de los domicilios, indicarían que todavía nos encontraríamos muy por encima del momento álgido de la última crisis económica.

 Es indudable que la precarización del trabajo no nos está llevando al modelo de equidad e integración que necesitamos como sociedad. 

10 de Noviembre de 2016