Campaña de PSH cierra 5 años de reivindicación del derecho a una vivienda.

Campaña de PSH cierra 5 años de reivindicación del derecho a una vivienda.

La salud mental, la atención en periodos de convalecencia y los tiempos de espera para acceder a rentas garantizadas, son algunos de los problemas que presenta el colectivo de PSH que, junto con la infancia, son de los grupos más vulnerables, añadiendo a sus pobrezas las dificultades de acceso a la cultura y al ocio. 

Cáritas y la Casa de acogida San Vicente de Paúl (Hijas de la Caridad) en coordinación con la Fundación Lesmes, promueven un año más la campaña sobre el colectivo de personas sin hogar. Cáritas ha organizado un programa de acciones de sensibilización y denuncia en el mes de noviembre para concienciar sobre su situación con motivo del Día Mundial de las Personas Sin Hogar, el 29 de noviembre próximo. Del mismo modo y coincidiendo con el día 20 de noviembre, Día internacional de los derechos de la infancia, los programas de intervención con menores de Cáritas han desarrollado un análisis de las carencias que arrastran en cuanto a las dificultades de acceso al ocio y la cultura que tienen y cómo esto afecta a su integración.

Este año culmina la campaña europea "Nadie Sin Hogar 2010-2015", que tenía entre sus objetivos acabar con el problema de los ciudadanos que viven en la calle. Con la campaña que lleva por lema: “Que todas las personas tengan un hogar es un compromiso común”, se busca concienciar sobre la urgencia de garantizar el derecho de acceso a una vivienda digna y adecuada a las personas sin hogar, un objetivo por el sigue trabajando la organización que el año pasado atendió a más de 2.000 personas en todo el territorio.

Estos 10 años que lleva el albergue de Cáritas en la C/ S. Francisco, han supuesto una verdadera transformación. Desde los locales de Martínez del Campo en los que se ubicaba el servicio anteriormente, el cambio a la nueva sede supuso un salto cualitativo en cuanto a la calidad del servicio y al modelo de intervención, que pasó de dar una cobertura básica a abordar el acompañamiento de un modo más técnico e integral, doblando los presupuestos dedicados a este servicio y duplicando también el personal destinado a la intervención social y educativa.

La sensibilización es ahora una herramienta fundamental en el cambio de los condicionantes sociales. El propio perfil general del colectivo también ha cambiado: ha disminuido la edad, más problemáticas de salud mental, menos transeuntismo con motivo de un modelo de intervención más intensivo, también porque hay menos ocupación laboral asociada a este modelo, mejor trabajo en red con otras organizaciones y una mayor sensibilidad de las administraciones hacia esta problemática. 

 

 

La exclusión sigue acuciando a quienes se han quedado sin hogar.

Un año más Cáritas manifiesta que la situación de muchas personas que sufren el sinhogarismo, está lastrada por problemas que no reciben una atención suficiente. No tener vivienda acentúa muchos de los factores estresantes que están detrás de la exclusión. La salud mental sigue sin tener una respuesta adecuada. Estos últimos años, se detecta que prácticamente 3 de cada 4 personas vienen con alguna problemática asociada de salud mental. Se destaca la situación de personas convalecientes de alguna enfermedad o intervención que, una vez que son dadas de altas, al estar solas, sufren situaciones que hacen muy complicado el seguimiento y la recuperación adecuada. También el acceso a la renta garantizada para las personas sin hogar, conlleva un tiempo de espera que agrava en muchas ocasiones su situación.

Durante este año se ha trabajado por reforzar aspectos de la intervención con mejoras notables.

En la “escalera” de la exclusión, desde que a la persona se le visita en la calle y se le anima a que se recupere, hasta que consiguen su autonomía plena, pueden pasar por diversas etapas como son: la UME, el albergue, el centro de día y una vivienda tutelada. En todo el proceso se ha reforzado el acompañamiento.

En concreto, se ha reforzado el café y calor con un trabajo más intenso de educación de calle; se ha fortalecido la actividad del centro de día con más talleres de habilidades y de integración que aportan profesionales venidos de fuera (Apetece, Escuela integral de música; etc.); se ha ampliado la red de viviendas que actualmente consiste en 6 viviendas tuteladas y una específicamente dedicada a personas privadas de libertad. Además, este año se hecho énfasis en la mediación con propietarios para el alquiler de viviendas de cara a potenciar el modelo de Housing first.

Algunas reivindicaciones concretas.

Si bien alabamos los pasos que se han dado, en concreto en nuestra ciudad de Burgos, para dedicar viviendas públicas a viviendas sociales, entendemos que su número es claramente insuficiente y que son muchas las personas sin hogar que necesitan una garantía de acceso a este derecho con el apoyo de la sociedad y las administraciones. Es necesario que nadie viva en un alojamiento de emergencia más tiempo del necesario y que cuando lo abandonen exista una alternativa para ellos.

Por otra parte, se precisa que deberían reforzarse las actuaciones en la calle con fórmulas de intervención que permitieran intervenir de un modo más integral, atendiendo los aspectos psicosociales de esta problemática. También con algún modelo de ventanilla única, podría ayudar a evitar muchas de las dificultades con las que se enfrentas estas personas para las cuales, en muchas ocasiones, las gestiones suponen una barrera.

Muchas personas siguen viviendo en situación de emergencia residencial. Hace falta seguir reivindicando un sistema de garantía de mínimos mediante renta mínima que impida las situaciones de precariedad.

Diversas actividades conmemorarán los 10 años del albergue.

El albergue de Cáritas de Personas sin hogar conveniado con el Ayuntamiento de Burgos cumple 10 años, lo que será motivo el viernes 27 de una celebración con las personas participantes. Se ha invitado a muchas personas que han pasado por este servicio, voluntarias y participantes. Se volverá a proyectar la película que se grabó hace 5 años “Al otro lado de la calle”, con la colaboración de participantes del albergue, Lino Varela, Diego Galaz y muchas otras personas que apoyaron el proyecto. 

16 de Noviembre de 2015

Documentos relacionados