Sigue activa la emergencia para la ayuda a Nepal

Sigue activa la emergencia para la ayuda a Nepal

Cáritas diocesana de Burgos sigue de cerca la evolución de la emergencia surgida en Nepal tras el terremoto del 25 de abril pasado.

Para contribuir en la respuesta a la grave situación creada, se han recaudado ya 90.000€ procedentes de la solidaridad de la ciudadanía, comunidades cristianas y entidades públicas burgalesas.

Cáritas Nepal, la Iglesia local y la red internacional de Cáritas continúan trabajando para ayudar a los 8 millones de damnificados por el terremoto, muchos de los cuales viven en aldeas remotas de muy difícil acceso, y han perdido sus hogares y sus medios de vida.

Se produjeron enormes daños materiales en 39 distritos del país. En estas varias regiones, se han destruido 236.000 granjas familiares y 500.000 viviendas; otras 269.190 han sufrido destrozos. También se han visto muy dañados los colegios, centros de salud, tiendas, carreteras...

Caritas ha advertido de que miles de familias necesitan albergue temporal, alimentos, agua, material de abrigo, atención sanitaria, medicamentos y artículos de higiene. En torno a 3,5 millones de personas tienen necesidades alimenticias, más de un millón siguen con problemas para acceder a agua potable, y 1.140.000 personas carecen de estructuras de saneamiento e higiene.

Una vez llevada a cabo en las zonas afectadas por el terremoto la evaluación de daños y la identificación de las prioridades de los damnificados, el 5 de mayo, Cáritas Nepal lanzó un Emergency Appeal (llamamiento de emergencia/EA) a los miembros de la Red Internacional de Cáritas (entre los que se encuentra Cáritas Española) por 2,6 millones de euros.

En esta primera fase, la respuesta de Cáritas Nepal a la emergencia se centrará en ayudar a 20.000 familias (aproximadamente 100.00 personas) especialmente vulnerables de siete distritos La ejecución de esta fase, inicialmente prevista para dos meses, se ha ampliado un mes más.

Los principales sectores de la intervención son:
Distribución de kits de refugio temporal: lonas de plástico, cuerdas, cables, ropa de cama, mantas, etc.
Suministro de productos no alimenticios (linternas, bidones de agua, cubos, etc.) y de utensilios para cocinar.
Distribución de kits de higiene (jabón, líquido antiséptico, toallas, ropa interior femenina, cepillos y pastas de dientes...).
Servicios de atención psicosocial post traumática, de protección y de formación
en métodos de prevención contra la trata tras un desastre.

Cáritas diocesana de Burgos agradece la solidaridad de todos los burgaleses y recuerda que es necesario seguir colaborando para poder enfrentar una segunda fase de rehabilitación y reconstrucción de viviendas e infraestructuras.

24 de Julio de 2015